top of page
  • jmunoz757

¿Qué tan abiertas están las compañías mineras a introducir nuevas tecnologías?

¿Disponibles o reacias al cambio? ¿Buenas intenciones o convicción de verdad? En cuatro preguntas Daniel Cattaneo, Líder de Proyectos Digitales de la Corporación Alta Ley, nos entrega su diagnóstico acerca de qué tan comprometida (y avanzada) está la industria minera con la adopción de tecnologías 4.0.

1. ¿Cómo definiría el estado del arte de la digitalización en el mundo minero? ¿Estamos más o menos avanzados que otras industrias?

Actualmente la digitalización en el mundo minero se encuentra en un estado de rápido crecimiento. Cada vez más empresas mineras, y proveedores de minería, están desarrollando y adoptando nuevas tecnologías y herramientas digitales para mejorar sus operaciones, desde la exploración y la planificación hasta la producción y el mantenimiento.

En comparación con otras industrias, la industria minera ha sido más lenta para adoptar tecnologías digitales, particularmente por la complejidad que significa. Sin embargo, en los últimos años, la adopción de tecnologías digitales ha aumentado significativamente en la industria minera, y se espera que este crecimiento continúe en el futuro cercano.

El Roadmap “Digitalización para una minería 4.0”, lanzado el año 2020 por Fundación Chile, Consejo Minero y Corporación Alta Ley, presenta algunos de los principales desafíos y oportunidades que conlleva el desarrollo e implementación de tecnologías 4.0. En ese contexto, uno de los desafíos de la industria para la digitalización del sector, definido en el Roadmap, es “conocer el nivel de madurez de la digitalización en la minería chilena”, lo que fue abordado por la Corporación Alta Ley, en conjunto con la consultora PMG, con el primer Índice de Transformación Digital (ITD) 2021 -en este caso con foco en proveedores de minería (ITD PM)-, permitiendo conocer el estado actual de la transformación digital. En línea con eso, y entendiendo que lo que no se mide no se puede gestionar, el 2do estudio ITD PM 2022, sirvió para abordar otro desafío relevante levantado en el Roadmap mencionado: “desarrollar un modelo de madurez digital para la minería chilena”, que permite conocer los avances, brechas, desafíos y nuevas oportunidades de la mano de la digitalización.


2. ¿Qué tan abiertas están las compañías mineras a introducir nuevas tecnologías y herramientas como Inteligencia Artificial, Machine Learning, IoT? ¿Le temen a algo?

En general, la industria ha estado cada vez más abierta a introducir nuevas herramientas y tecnologías 4.0, como Inteligencia Artificial (IA), Machine Learning, IoT, Big Data, realidad aumentada y virtual, entre otras. De hecho, muchas empresas ya están implementando estas tecnologías en sus operaciones y han visto mejoras significativas en términos de eficiencia, seguridad, rentabilidad y sustentabilidad.

Sin embargo, también es cierto que algunas compañías mineras podrían ser renuentes a adoptar nuevas tecnologías. Esto, principalmente debido a los elevados costos de implementación (para esto son clave los pilotajes tanto a pequeña como gran escala para validar estas nuevas tecnologías); la necesidad de contar con nuevos conocimientos y habilidades (y por ende, de capital humano más especializado); la aparición de algunos riesgos de seguridad y privacidad (por ejemplo, los ciberataques), y algunos cambios en la cultura organizacional (lo que muchas veces implica incorporar nuevos procesos y alinear a los equipos de trabajo). En general, la implementación de nuevas tecnologías en la minería puede ser muy favorable si se abordan adecuadamente los desafíos que surgen con su implementación. La clave es garantizar que la tecnología sea adecuada para el trabajo y proceso en cuestión, que la fuerza laboral esté capacitada para poder explotarlas y aprovecharlas, y que se implementen medidas adecuadas para mitigar los riesgos asociados.

3. ¿Qué valoración le das a la introducción de IA en procesos mineros, como es el caso de la exploración?

El proceso de exploración minera es fundamental para determinar la viabilidad de la extracción de recursos minerales en una zona específica. Se requiere una evaluación cuidadosa y exhaustiva de la geología, los recursos, los costos y los impactos ambientales antes de tomar la decisión de explotar la zona. Las nuevas herramientas y tecnologías pueden mejorar significativamente el proceso de exploración minera al apoyar la mejora en eficiencia, precisión y la seguridad de las actividades de exploración.

La Inteligencia Artificial, por ejemplo, puede ser utilizada para analizar y procesar grandes cantidades de datos y para identificar patrones y tendencias que pueden no ser evidentes para los humanos. Además, ayuda a optimizar los procesos de exploración y a predecir la presencia de recursos minerales, si los modelos y algoritmos son entrenados de manera correcta.

4. ¿Qué recomendación o consejo le darías a las empresas que aún no se atreven a dar el paso?

Les recomendaría fundamentalmente cuatro caminos. En primer lugar, conocer las tecnologías disponibles y su uso. Estar en modo de vigilancia tecnológica, lo que permite informarse sobre las herramientas disponibles e investigar cómo se han implementado en otras industrias.

En segundo lugar, analizar los costos y beneficios de implementar nuevas tecnologías, teniendo en cuenta los riesgos de adopción y continuidad operacional. Un tercer camino son los pilotajes, alternativa clave para probar nuevas tecnologías en una pequeña parte de su operación antes de implementarlas en la operación completa. Esto puede ayudar a minimizar los riesgos y los costos de adopción, y es una manera de incorporar innovaciones de manera gradual e incremental.

Y por último, la capacitación. Un criterio relevante para poder aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías es trabajar en un plan de capacitación y entrenamiento del equipo de trabajo y así maximizar los beneficios de las nuevas tecnologías.


23 visualizaciones0 comentarios
bottom of page